Terremotos y vulcanismo, una tierra viva